Las mejores Fotos Porno XXX GratisFotos de jovencitas | Las mejores Fotos Porno XXX Gratis





fotos de jovencitas 045
fotos de jovencitas 044
fotos de jovencitas 043
fotos de jovencitas 042
fotos de jovencitas 041
fotos de jovencitas 040
fotos de jovencitas 039
fotos de jovencitas 038
fotos de jovencitas 037
fotos de jovencitas 036
fotos de jovencitas 035
fotos de jovencitas 034
Página 1 de 41234

Universitaria de 18 años de niñera porno

Cuando era una colegiala de 18 años, mi mamá contrato a una niñera, yo era una niña virgen y ella una chica experta. Una tarde que mi madre me dejo con ella en casa, quise hacerle preguntas a la chica universitaria.

Ella me sonreía y asentaba callada, con su cabeza un si cuando yo preguntaba, si había besado chicos, pero nunca me explicaba. Cuando ya estaba agotada de tantas preguntas sin respuesta, como niña que era, arme un berrinche de beba que aturdió a todo el mundo.

Ella me llevo la ducha a bañarme y a pedirme que tuviera más paciencia. Mi niñera era hermosa y mi hermano la miraba, era una universitaria de cabello largo y delgada.

Parecía ya desvirgada, sabía que podía enseñarme como alumna disciplinada, a estar desnudas juntas, a tocarme el himen y a tocarla. El la miraba con ganas de saborearla, y yo también quería acariciarla.

¿Quién ganaba ese juguete? Como hermanos competíamos, llenos de ganas de tocar a la desvirgada niñera. Un buen día, llegó con otras jovencitas a decirle a mi mamá que eran sus amiguitas.

Mamá tomo nota de los números de teléfono de las jovencitas, una fue su alumna, y la dejo ese día, acompañarla en su trabajo del día. Al llevarnos a la cama, esa noche sentí celos, las jovencitas se miraban con coqueteo.

Caía dormida, disfrutando mi cama, hasta que, para ir al baño, desperté de madrugada, allá las encontré desnudas, entre caricias y sin nada, les pedí a ambas que me tocaran mi cuerpo virgen o gritaba.

No vaciló, y me dijo que desvirgada, todos los días me iba a chupar hasta que llorara. La otra de las jovencitas, como buena chica universitaria, salió del cuarto a buscar su cámara.

Las tres posamos desnudas, para fotografías porno, en la cama y en el baño, en la cocina y en la sala. Esa noche la recuerdo como mi mejor pijamada, aunque estábamos desnudas, era una pijamada. Pasaron muchas noches y yo ya no era virgen, era feliz desvirgada, por ella  y la fue alumna de mi madre que nunca estaba.

Una tarde invité a mi hermano a tocar a mi niñera, todos juntos en la alcoba hacíamos fotos de sexo, posábamos con el también, y teníamos sexo. Las jovencitas desnudas eran las protagonistas del álbum que guardaba entre barajitas.

Mi hermano y sus amigos mirando la galería, se masturbaban queriendo follar con las jovencitas, reunieron dinero y una noche que mi mamá salía, llamaron a la universitaria y le propusieron una visita.

Todos fuimos a la cama, ella y yo desnudas a esperar que desvirgada, ella experta se tocara el himen y chupara su polla, y la penetrara sin prisa. Nunca la olvidaré, como alumna a su maestra, me enseño a chupar la verga de los amigos de mi hermano.

Cómo perdí la virginidad de jovencita mientras volvía del colegio

No dure mucho virgen, solo hasta los 18 años, tampoco me arrepiento, son más noches de placer que de estar leyendo, mi hermano tampoco, olvida a la universitaria, se tragaba su leche y lo hacía vibrar de ganas.

Ya tengo 30 años, ahora soy yo esa chica que cuida de chicos y chicas de 18 años que esperan que toque su himen de colegiala virgen y chupe su polla desnuda. Una universitaria, antes ha sido una colegiala.

Primero hay que ser virgen para querer ser desvirgada. El anuncio de la prensa es de otra niñera, quiero que toque mi himen y juntas desnudas chupemos a la virgen que ella cuide, para que continuemos la jerga que entre niñeras que deliberan: ¿cuántas niñas y niñas? ¿Esperan por nuestras lenguas?

El anuncio de la prensa también me ayuda a conseguir eso trabajitos en lo que siempre me gusta divertir. Son para caballeros que le gustan jovencitas, que finjan ser inexpertas, que posen para sus fotos y les chupen las vergas.

El anuncio de la prensa atrae a otras jovencitas universitarias, que, en sus encuentros lésbicos, me quieren follar desnudas con la asta de la bandera de la prepa.

Me rompieron el himen con 18 años

Ellas me penetraban y yo gritaba con fuerza, las universitarias desnudas, me chupaban, sin piedad alguna, me mordían, me golpeaban y yo disfrutaba complaciente ser la niñera de todas.

Jovencitas de 18 años, que no han sido niñeras, las invito a disfrutar como alumna colegiala, de mis cuidados y visitas, de mi himen y mi lengua. Llámenme con sus novios, con sus novias, con amigas y amigos. Les prometo disfrutar.

Mi hermana fue mi alumna, ella ahora está terminando la universidad, nació poco después, de cuando deje de tener niñera. Mi hermano y yo le contamos de la universitaria, ella no dudó en vivir la experiencia.

A la alumna de mi madre, no la recuerdo muy bien, solo sé que desvirgada a mi hermano le dio placer. Mi hermana no duró virgen de eso me encargue bien, su himen siempre fue su juguete y mío también.

Cada mañana y cada noche siento la necesidad de observar las treinta fotografías que nunca descubrió mi mamá, son mis mejores recuerdos, de cuando descubrí a la desvirgada, esa chica universitaria que me chupaba sin parar.

Mi hija ya tiene 18 años y es alumna del colegio donde perdí la virginidad

Aun no soy madre de una niña colegiala virgen, pero no le pienso negar una chica universitaria como la mía que la enseñe a follar. Que le toque su himen y con sus dedos disfrute penetrar su vagina ya no virgen y la enseñe a gozar.

Si tengo un hijo no creo dudar, buscarle una cámara y la niñera que desnuda se deje masturbar, con sus juguetes para sexo, que le pienso regalar.  Que le haga fotografías, para que arme su galería, como lo hacía su tío, con dedicación y malicia.

Las fotografías de las mamadas, llenan mi galería, son mis recuerdos atesorados que nunca quiero olvidar y cuando quieras una niñera no me dejes de llamar.

Top 3 fotos del día